Nido Bebé

Los Nidos de Bebé son un elemento de reciente incorporación a los ajuares de los bebés y han llegado para quedarse por su versatilidad, facilidad de uso y utilidad.

Los nidos de bebé, en apariencia, pueden parecer un cojín de lactancia o por su uso, un cojín anti- vuelco, pero son otra cosa: están pensados para el descanso del bebé.

Cuando un bebé nace y sale del vientre materno, según muchos expertos, la mejor forma de que se encuentre relajado y consiga conciliar el sueño, tan necesario en los primeros meses de vida, es que su lugar de descanso se asemeje lo más posible al lugar donde ha vivido los 9 meses previos a su nacimiento. De tal forma, se han ido diseñando nuevos productos que consiguen acercarse a esa sensación de seguridad que necesita el bebé para dormir.

Los nidos de bebé, como su nombre indica, llegan como un lugar donde “anidar” en las primeras semanas de vida para que nuestro bebé se sienta tranquilo y confortable.

¿Cuál es la utilidad del nido del bebé?

Tanto si  hemos decidido que nuestro bebé duerma en la cama familiar de los padres (lo que se entiende como colecho), como si nos hemos decidido por una minicuna o cuna, con el nido de bebé conseguimos que el espacio se vaya adaptando al tamaño del bebé gracias al diseño del mismo.

Se trata de una especie de cojín que rodea al bebé para que sienta cerca el borde de la superficie donde descansa, con el confort y la suavidad necesaria. Esta especie de cojín es adaptable a través de una cinta inferior con la que vamos ensanchando según el bebé va creciendo.

La superficie encima de la que descansa el bebé es un colchón fino, adecuado para tal fin, que se sujeta al cojín con una cremallera, de manera que puede desmontarse fácilmente para que la limpieza sea también muy sencilla y también podamos utilizar el cojín por separado, si lo necesitamos para algún otro uso.

Especialmente indicado en el caso del colecho para evitar el peligro de “aplastamiento” al dormir con el bebé al lado y el que el bebé pueda caerse de la cama.

Es, además, muy sencillo de transportar para poder viajar con él y asegurarnos que el bebé se encuentra cómodo y seguro en cualquier lugar.

El periodo de uso del nido de bebé abarca desde el momento del nacimiento hasta aproximadamente los 8 o 9 meses del bebé. Dependiendo del tamaño y también del temperamento del bebé

Mostrando los 12 resultados

Los Nidos de Bebé son un elemento de reciente incorporación a los ajuares de los bebés y han llegado para quedarse por su versatilidad, facilidad de uso y utilidad.

Los nidos de bebé, en apariencia, pueden parecer un cojín de lactancia o por su uso, un cojín anti- vuelco, pero son otra cosa: están pensados para el descanso del bebé.

Cuando un bebé nace y sale del vientre materno, según muchos expertos, la mejor forma de que se encuentre relajado y consiga conciliar el sueño, tan necesario en los primeros meses de vida, es que su lugar de descanso se asemeje lo más posible al lugar donde ha vivido los 9 meses previos a su nacimiento. De tal forma, se han ido diseñando nuevos productos que consiguen acercarse a esa sensación de seguridad que necesita el bebé para dormir.

Los nidos de bebé, como su nombre indica, llegan como un lugar donde “anidar” en las primeras semanas de vida para que nuestro bebé se sienta tranquilo y confortable.

¿Cuál es la utilidad del nido del bebé?

Tanto si  hemos decidido que nuestro bebé duerma en la cama familiar de los padres (lo que se entiende como colecho), como si nos hemos decidido por una minicuna o cuna, con el nido de bebé conseguimos que el espacio se vaya adaptando al tamaño del bebé gracias al diseño del mismo.

Se trata de una especie de cojín que rodea al bebé para que sienta cerca el borde de la superficie donde descansa, con el confort y la suavidad necesaria. Esta especie de cojín es adaptable a través de una cinta inferior con la que vamos ensanchando según el bebé va creciendo.

La superficie encima de la que descansa el bebé es un colchón fino, adecuado para tal fin, que se sujeta al cojín con una cremallera, de manera que puede desmontarse fácilmente para que la limpieza sea también muy sencilla y también podamos utilizar el cojín por separado, si lo necesitamos para algún otro uso.

Especialmente indicado en el caso del colecho para evitar el peligro de “aplastamiento” al dormir con el bebé al lado y el que el bebé pueda caerse de la cama.

Es, además, muy sencillo de transportar para poder viajar con él y asegurarnos que el bebé se encuentra cómodo y seguro en cualquier lugar.

El periodo de uso del nido de bebé abarca desde el momento del nacimiento hasta aproximadamente los 8 o 9 meses del bebé. Dependiendo del tamaño y también del temperamento del bebé