Cestas de Aseo

Cuando preparamos todos los detalles para la llegada de un nuevo bebé a nuestro hogar, uno de los momentos más importantes para los primeros meses de vida del bebé es el momento del baño.
El baño, en los primeros meses de vida es un proceso diario en la vida del bebé y sus padres, así que el que resulte cómodo, fácil y satisfactorio para ambos es muy importante
El baño para un bebé y sus padres o cuidadores, no es solamente una necesidad, en cuanto a higiene se refiere, sino que es un momento lleno de aprendizajes y momentos en los que se establecen lazos emocionales muy intensos y que se mantienen a lo largo del tiempo.

La rutina del baño del bebé

En los primeros meses, el baño suele realizarse en bañeras auxiliares o muebles con bañeras incorporadas, fuera del cuarto de baño familiar. Es, especialmente durante estos meses, en los que resulta de gran utilidad un complemento con el que quizá no habíamos contado al preparar nuestro ajuar para la llegada del bebé: se trata de las cestas de aseo.
Son cestas, habitualmente coordinadas con la decoración de la habitación infantil, que solemos tener en la habitación para tener, en el momento del aseo infantil, todos los productos necesarios para el mismo a mano.

Podemos elegir la cesta de aseo con asa o sin ella, como nos resulte más cómodo o nos guste más.
El baño infantil tiene todo un ritual que se compone, además del baño como tal, en todo un proceso posterior de masaje con aceites naturales o suaves cremas, limpieza de nariz, de ojos, aplicación de cremas para irritaciones en la zona del pañal, aseo de uñas, aplicación de agua de colonia… Para este ritual necesitamos productos y accesorios que nos resulta muy cómodo tener a mano en un mismo lugar, y ahí es donde entra en juego la utilidad de las cestas de aseo

¿Qué podemos guardar en una cesta de aseo?

En una cesta de aseo podemos tener guardados, pero al mismo a mano, todos los productos y accesorios necesarios para que resulte cómodo: gasas, tijeras, algodón, cremas, aceites, aguas de colonias, pinzas, sueros, termómetros de agua, cepillos de pelo … Todo en un mismo lugar para que solo tengamos que ocuparnos de disfrutar de ese momento único con nuestro bebé que seguro quedará en la memoria de los dos (aunque en el caso del bebé sea de manera inconsciente)

Cuando preparamos todos los detalles para la llegada de un nuevo bebé a nuestro hogar, uno de los momentos más importantes para los primeros meses de vida del bebé es el momento del baño.
El baño, en los primeros meses de vida es un proceso diario en la vida del bebé y sus padres, así que el que resulte cómodo, fácil y satisfactorio para ambos es muy importante
El baño para un bebé y sus padres o cuidadores, no es solamente una necesidad, en cuanto a higiene se refiere, sino que es un momento lleno de aprendizajes y momentos en los que se establecen lazos emocionales muy intensos y que se mantienen a lo largo del tiempo.

La rutina del baño del bebé

En los primeros meses, el baño suele realizarse en bañeras auxiliares o muebles con bañeras incorporadas, fuera del cuarto de baño familiar. Es, especialmente durante estos meses, en los que resulta de gran utilidad un complemento con el que quizá no habíamos contado al preparar nuestro ajuar para la llegada del bebé: se trata de las cestas de aseo.
Son cestas, habitualmente coordinadas con la decoración de la habitación infantil, que solemos tener en la habitación para tener, en el momento del aseo infantil, todos los productos necesarios para el mismo a mano.

Podemos elegir la cesta de aseo con asa o sin ella, como nos resulte más cómodo o nos guste más.
El baño infantil tiene todo un ritual que se compone, además del baño como tal, en todo un proceso posterior de masaje con aceites naturales o suaves cremas, limpieza de nariz, de ojos, aplicación de cremas para irritaciones en la zona del pañal, aseo de uñas, aplicación de agua de colonia… Para este ritual necesitamos productos y accesorios que nos resulta muy cómodo tener a mano en un mismo lugar, y ahí es donde entra en juego la utilidad de las cestas de aseo

¿Qué podemos guardar en una cesta de aseo?

En una cesta de aseo podemos tener guardados, pero al mismo a mano, todos los productos y accesorios necesarios para que resulte cómodo: gasas, tijeras, algodón, cremas, aceites, aguas de colonias, pinzas, sueros, termómetros de agua, cepillos de pelo … Todo en un mismo lugar para que solo tengamos que ocuparnos de disfrutar de ese momento único con nuestro bebé que seguro quedará en la memoria de los dos (aunque en el caso del bebé sea de manera inconsciente)