Baberos

El momento de la comida es un momento especial para los bebés y también para sus madres y padres. Es cierto que no siempre podemos conseguir ese momento íntimo en que estamos con el bebé tranquilamente dedicándonos a algo tan importante como su alimentación y nutrición, pero, sin duda, sería lo deseable. La alimentación de los bebés, sobre todo cuando son muy pequeños, debe ser un momento tranquilo que consiga que el alimento no sea solo el físico sino también el emocional. Para evitar el estrés durante este momento, los baberos son una pieza clave a utilizar, tendremos así solucionado el temor a que el bebé se manche mientras come.

Baberos bardana

Los baberos son un complemento indispensable para llevar en la bolsa del bebé. Es muy aconsejable llevar varios para poder sustituirlos si vamos a estar largo tiempo fuera de casa, y asegurarnos así que nuestro bebé permanecerá limpio y seco de posibles manchas de leche o papilla la parte superior de su cuerpo.
Los baberos tienen, además, una función decorativa y de complemento, en el formato bardana, que se ha puesto de moda en los últimos tiempos.

El formato de bardana, alejado del tradicional babero, que cubre más parte de la ropa, es semejante a un pañuelo para el cuello como el que usamos los adultos y que da un toque actual, desenfadado y gracioso al estilo del bebé cumpliendo, además, la función de recoger posibles derrames de pequeños reflujos muy habituales en los bebés y que no se ciñen solamente al momento de la comida, con lo que conseguiremos doble función: estética y práctica al conseguir que el bebé no se manche ni moje la zona de alrededor de su cuello el mayor tiempo posible.

Cuando el bebé quiere comer solo

Cuando los bebés empiezan a comer más sólido y van creciendo, el modelo de babero se adecúa a las necesidades, existiendo modelos que incluso tienen mangas para las primeras comidas, en las que las posibilidades de mancharse en más superficies son muy habituales. Con este tipo de baberos conseguimos estar tranquilos también frente a manchas que se producen cuando los bebés empiezan a experimentar con pinturas, arcillas u otros juegos que son necesarios para su desarrollo, pero que, a veces tienen consecuencias en su ropa que, según el momento, no queremos sufrir, especialmente cuando no estamos en nuestra casa con posibilidad de cambiar al bebé y lavar la ropa en el momento.
Las formas, tejidos, colores y diseño de los baberos son casi infinitos para poder satisfacer los gustos y necesidades de todos

El momento de la comida es un momento especial para los bebés y también para sus madres y padres. Es cierto que no siempre podemos conseguir ese momento íntimo en que estamos con el bebé tranquilamente dedicándonos a algo tan importante como su alimentación y nutrición, pero, sin duda, sería lo deseable. La alimentación de los bebés, sobre todo cuando son muy pequeños, debe ser un momento tranquilo que consiga que el alimento no sea solo el físico sino también el emocional. Para evitar el estrés durante este momento, los baberos son una pieza clave a utilizar, tendremos así solucionado el temor a que el bebé se manche mientras come.

Baberos bardana

Los baberos son un complemento indispensable para llevar en la bolsa del bebé. Es muy aconsejable llevar varios para poder sustituirlos si vamos a estar largo tiempo fuera de casa, y asegurarnos así que nuestro bebé permanecerá limpio y seco de posibles manchas de leche o papilla la parte superior de su cuerpo.
Los baberos tienen, además, una función decorativa y de complemento, en el formato bardana, que se ha puesto de moda en los últimos tiempos.

El formato de bardana, alejado del tradicional babero, que cubre más parte de la ropa, es semejante a un pañuelo para el cuello como el que usamos los adultos y que da un toque actual, desenfadado y gracioso al estilo del bebé cumpliendo, además, la función de recoger posibles derrames de pequeños reflujos muy habituales en los bebés y que no se ciñen solamente al momento de la comida, con lo que conseguiremos doble función: estética y práctica al conseguir que el bebé no se manche ni moje la zona de alrededor de su cuello el mayor tiempo posible.

Cuando el bebé quiere comer solo

Cuando los bebés empiezan a comer más sólido y van creciendo, el modelo de babero se adecúa a las necesidades, existiendo modelos que incluso tienen mangas para las primeras comidas, en las que las posibilidades de mancharse en más superficies son muy habituales. Con este tipo de baberos conseguimos estar tranquilos también frente a manchas que se producen cuando los bebés empiezan a experimentar con pinturas, arcillas u otros juegos que son necesarios para su desarrollo, pero que, a veces tienen consecuencias en su ropa que, según el momento, no queremos sufrir, especialmente cuando no estamos en nuestra casa con posibilidad de cambiar al bebé y lavar la ropa en el momento.
Las formas, tejidos, colores y diseño de los baberos son casi infinitos para poder satisfacer los gustos y necesidades de todos